Basta un informático para cambiar una bombilla.  El único problema es que se puede derrumbar la casa.