Back to Top

Camino Caminante Vereda

Vacaciones en Lanzarote

El viaje pudo haber empezado mejor. En el avión nos sentaron en asientos separados. Además como era un vuelo chárter, el avión iba completamente lleno. Todos los asientos estaban ocupados por parejas y unidades familiares. Nos fue completamente imposible cambiarle el asiento para que estar juntos. Aunque me quejé mucho a la tripulación, el capitán no consideró nuestro caso lo suficientemente grave para pasarnos a primera. Para rematar la faena uno de nuestros vecinos de asiento abultaba mucho y encima desprendía un olor desagradable. Rellené una carta de reclamación quejándome de que fuésemos la única pareja que hicimos el vuelo separados. No recibí respuesta.

Me gustó mucho el hotel. Teníamos un apartamento con un salón amplio. En ella había una cocina americana separada del resto de la habitación por una barra. Me encantó que tuviésemos nuestra propia nevera. El dormitorio también era amplio y cómodo, así como el cuarto de baño. Además el agua tenía mucha presión. Cada ducha se convertía en un lujoso masaje. El complejo era grande con unos 250 apartamentos en total. Tenía dos piscinas, una para los privilegiados y otra para la plebe como nosotros. El restaurante era pequeño. Hacía falta ir temprano para evitar esperar un cuarto de hora en la puerta. El café del desayuno era horrible. Yo me hacía mi propio café, riquísimo, en nuestra cocina. Lo que más me gustó de la cena era la gran variedad de ensaladas frías que servían. Los segundos además de estar fríos, estaban lo suficientemente sobre cocinados para tener una textura desagradable. Me desagradó que el agua no estuviese incluida en la media pensión. El que nos cobrasen medio litro de agua a casi dos euros me pareció tan pesetero que acabé mosqueado.

Amigos míos habían ido poco antes que nosotros a Lanzarote y me habían contado cosas que hacía falta ver. El parque nacional Timanfaya, repleto de volcanes, era imprescindible. Una vez ahí era necesario montar en camello. Además me recomendaron la cueva de los Verdes con su secreto. En la orientación del primer día, entre otras excursiones, ofrecían un recorrido por Lanzarote que incluía estos dos elementos. Después de mucho trabajo de persuasión, conseguí convencer a mi novia. La excursión la hicimos a la mitad de nuestras vacaciones. Nos vino a recoger un autobús cerca del hotel, a primera hora de la mañana del día más caluroso de nuestra estancia. El autobús nos llevó por toda la isla. El guía estuvo hablando sin parar durante las nueve horas de exursión. Nos contó acerca de Cesar Manrique, que el solito había diseñado toda la isla. Ha sido tanto el principal arquitecto como el principal artista de la isla. Fue el responsable de que todos los edificios tuvieran dos plantas de altura, pintados de blanco con las puertas verdes. Diseñó uno de los símbolos más conocidos de la isla: el demonio de Timanfaya.

El parque nacional de Timanfaya es un paisaje lunar, todo piedra volcánica negra hasta donde llegan los ojos. La única vegetación son unos pocos juncos. Manrique diseñó un restaurante donde se cocina con el calor volcánico. Nos hicieron tres demostraciones de lo caliente que está el subsuelo: Nos echaron ceniza volcánica en la mano, echaron agua a un agujeró y salió un géiser, y echaron un rastrojo en otro agujero. El rastrojo ardió. La siguiente parada interesante fueron los viñedos que hay en la mitad de la isla. Aunque parezca increíble, teniendo en cuenta que apenas llueve en la isla y que no vimos un solo árbol, Lanzarote es el granero de las islas Canarias. El agua para la agricultura proviene de la condensación de la humedad del aire sobre ceniza volcánica negra que cubre totalmente las plantas. Las plantas están en el fondo de oquedades con un muro de piedra bloqueando el viento constante. Sin ese muro el viento quemaría las plantas. Había viñas hasta el horizonte, cada una en su propia oquedad. En una bodega catamos los caldos autóctonos. Nos compramos un par de botellas.

Al final llegamos a la cueva de los Verdes. Justo al entrar en la cueva, se le acabaron las pilas a mi camera. La cueva es digna de ver. Está llena de cosas parecidas a estalagmitas y estalactitas, pero que, al ser volcánicas, se llaman de otra forma. Estas cuevas se forman al solidificarse la parte superior del lava,mientras por debajo sigue fluyendo. El guía contó que piratas invadieron la isla para capturar esclavos. Toda la población se escondió en esta cueva, siendo muy fácil de defender. Cuando los piratas sitiaron la entrada no consiguieron amedrantar a la población. Había otra salida en los Jameos del Agua. Al final los piratas consiguieron capturar a la mayor parte de la población gracias a un traidor, que para proteger a su familia, mintió a los que se escondían en la cueva diciéndoles que los piratas se habían ido. El secreto de la cueva es que el tejado de la caverna se refleja en un charco grande. El charco es un espejo perfecto ya que no hay nada de aire. Parece que hay una gran caverna al otro lado de un precipicio.

Por nuestra cuenta fuimos en guagua a Costa Blanca, una de las zonas turísticas principales de Lanzarote. Aunque Lanzarote tiene únicamente unos 50 km de largo, tardamos más de dos horas en llegar a nuestro destino. Ese fue un día de playa y de compras. El resto de los días fueron de playa o de piscina. nos regalamos casi todos los días una buena siesta. Aprovechando la cocina y la nevera de nuestro apartamento, muchos días comimos ahí. Todas las noches nos acercamos al pueblo, que estaría a 45 minutos andando del hotel. Estuvimos muchas veces en bares donde nadie hablaba español. El único punto negativo de las vacaciones fue que mi novia comió algo que la sentó mal. La pobrecita tuvo el estomago los últimos días. No quiso hacer una excursión en guagua al norte de la isla. Me quedé con las ganas. Nos despedimos de nuestras vacaciones con una buena cena.

Trabajo pesado

Trabajo pesado es por lo general la
acumulación de tareas livianas
que no se hicieron a tiempo.

Henry Cooke

Cambiar la bombilla

Basta un informático para cambiar una bombilla.  El único problema es que se puede derrumbar la casa.

Saber contar

Existen tres clases de personas en este mundo:  Nosotros los que sabemos contar y todos los demás

Vacaciones de semana santa

Como siempre que voy sólo a una excursión me senté al lado de una mujer guapa que iba sola. Por su aspecto parecía más joven que yo. A diferencia de otras veces que yo había hecho esta jugada, congenié muy bien con mi pareja de asiento. Congenié tan bien con ella que por las noches, después de cenar, nos íbamos los dos de paseo por Guernica, que era donde estaba el hotel. En las excursiones de puente me suelo relacionar con casi todos los participantes, pero en esta excursión, me fue suficiente su compañía.

El grupo de gente que fue a la excursión era como siempre personas muy agradables. Más o menos había el mismo número de hombres que de mujeres. De guía teníamos a la colaboradora del jefe, ya que este era el responsable de la excursión que se hacía en el sur de España. Las excursiones a las que fui fueron más fáciles de lo que estoy acostumbrado en el senderismo. Además de la guía que vino de Madrid, amenizaba la excursión un guía autóctono adicto al polen.

Varios días llegábamos muy temprano a Guernica por lo que hubo amplia oportunidad para explorar el pueblo. Hasta hubo ocasión de ver el famoso árbol de Guernica debajo del cual juran sus cargos los Lehendakari después de cada elección autonómica. Teniendo muchas ganas de conocer Bilbao, qué estaba cerca, un día fui por mi cuenta para visitar la gran urbe. Después de la parada reglamentaria para vaciar la vejiga, tardé poco en localizar una oficina de turismo donde obtuve los mapas de rigor. Vi que a Bilbao le atraviesa un canal y que ese canal estaba cerca. Además vi que el famoso museo Guggenheim está situado en ese mismo canal. Tras un par de horas de paseo llegué al área del museo. Tardé poco en descubrir que había una oferta dos por uno en los museos de la ciudad y me di una auténtica panzada de cultura. Entre museo y museo tenía el firme propósito de catar la gastronomía local y me dirigí con paso firme hacia el restaurante más cercano. Para mi gran sorpresa oí a alguien llamar mi nombre. Me habían encontrado unos amigos de Madrid. Ese día fuimos tres grupos de la excursión de senderismo a Bilbao con la casualidad que no coincidimos ni en el autobús de ida ni en el de vuelta aún cuando únicamente salía un autobús cada hora.

En ninguna excursión de las cuales había asistido había cenado tan bien ni tanto como en esta. Las cenas se perpetraban en un restaurante pequeño al lado del hotel y se servían dos primeros y dos segundos en cada cena, estando todo tan bueno que era imposible precisar que estaba más rico. El servicio era admirablemente bueno por parte de la propietaria del local, que siempre tenía una sonrisa en la cara. El viaje de vuelta se hizo con demasiada prisa. Aún cuando íbamos muy bien de tiempo únicamente hicimos la parada reglamentaria donde el autobús tiene que parar media hora cada tres horas de conducción. No importó que rogase a la guía que hiciese una parada cerca de Madrid para hacer los cinco minutos que separan mi casa del punto de descenso sin la sensación de que me fuese a reventar la vejiga. No, la señorita guía tenía muchísima prisa en llegar a Madrid y su corazón no permitió una interrupción de diez minutos para mejorar la calidad de vida de las personas a su cargo… Me pillé un rebote que me duró dos días por haber pagado más de doscientos euros para a llegar a Madrid con la sensación de que me iba a reventar la vejiga.

Al llegar a la capital mi pareja de asiento aceptó acompañarme a un bar para tomar algo y por supuesto para ir al servicio, que ya era hora. Al día siguiente la mandé un mensaje comentándola lo bien que me lo había pasado con ella. Empezamos a hablar por teléfono todos los días. Unas semanas descenso ella aceptó ser mi novia. Es la primera vez que tengo pareja y me está gustando mucho.

Matar moscas a cañonazos

Una de las cosas que ha afectado negativamente mi auto estima ha sido padecer lo que considero un caso severo de acné en la espalda. Desde la adolescencia he tenido tres o cuatro espinillas infectados en todo momento que me iba reventando a medida que me iban saliendo lo que me ha llenado la espalda de pequeñas cicatrices.

El tener esas marcas visibles detrás ha significado que he hecho lo posible para evitar mostrar mi espalda. En la playa llevaba siempre una camiseta por la vergüenza que me daba. Únicamente me la quitaba cuando me metía en el agua. Unas vacaciones en las cuales decidí no ocultarme hubo varías personas que se fijaron del mal estado de mi parte trasera.

Al final, harto, decidí acudir a un dermatólogo. Después de haberle comentado que previamente había seguido un tratamiento con antibióticos que no funcionó, el me recetó un medicamento llamado Rocutane o isotretionina, que es como se llama el principio activo, que es una vitamina A adulterada. El Rocutane no es ninguna broma. Tiene muchísimos efectos secundarios. El más conocido es que es teratogénico, en otras palabras que si una mujer embarazada lo toma, está garantizado que el hijo que nazca sufra deformidades severas. A las mujeres que tomen este medicamento las piden comprometerse a seguir un régimen anticonceptivo durante todo el tratamiento. En caso de quedar embarazada la presionarán para que aborte.

Yo sufrí tres efectos secundarios notables: tenía los labios extremadamente secos, padecía periodos largos con punzadas en el estomago y me encontraba un poco más inestable que de costumbre. Respecto a la sequedad de los labios lo único que me alivió fue una crema de manos que trajo mi madre de Canadá que perdí al poco tiempo de que entrase en mis manos. Ni el cacao ni la vaselina aliviaban la sequedad. Mi primer día con punzadas en el estomago fui a que me leyesen las cartas. El médium al predecir mi futuro me dijo que me esperaba gastritis. Lo mismo dijo que me deparaba el amor. Como en ese momento me dolía el estomago me pasé un buen rato descojonandome. Las siguientes veces que noté punzadas me siguió haciendo gracia. A medida que se iban repitiendo las punzadas me iba haciendo menos y menos gracia. Acerca de la inestabilidad se me redujo mi escaso sentido común y me arrepiento de algunos de mis actos. Afortunadamente no hubo consecuencias negativas.

El dermatólogo me siguió a lo largo del tratamiento, el cual iba a durar entre tres y seis meses. Antes de cada cita con el médico tenía que hacerme un análisis de sangre para verificar que mi metabolismo no hubiera sido demasiado perjudicado, ya que el Rocutane es bastante tóxico. A medida que progresaba el tratamiento mis analíticas se iban haciendo cada vez más anormales. Siguiendo las instrucciones del médico iba progresivamente reduciendo las dosis del medicamento. La cuarta vez que le vi el me ordenó abandonar de forma inmediata el tratamiento ya que mi salud peligraba. Por ejemplo, mis triglicéridos eran cuatro veces lo normal.

Ante la interrupción sentí sentimientos contradictorios. Por un lado sentí un gran alivio ante la certeza de poder librarme de los molestos efectos secundarios. Por otra parte me entristecía abandonar el tratamiento teniendo todavía espinillas en la espalda. Afortunadamente en una semana ya habían desaparecido todas mis molestias. A medida que pasaba el tiempo cada vez aparecían menos y menos espinillas y ya llevo algunos meses con la espalda lisa. El tratamiento fue un éxito.

Con la sabiduría que me ha proporcionado haber pasado por consumir sustancias químicas durante un tiempo tan prolongado, lo único que hubiera hecho distinto es interrumpir mi moderado consumo de alcohol. Supongo que eso tuvo consecuencias negativas sobre mis analíticas y jugó un papel importante en que no me quedase más remedio que abandonar prematuramente el tratamiento. Aún con los efectos secundarios que he padecido, dado que el tratamiento me ha proporcionado una espalda lisa, lo considero una decisión acertada. Conseguí cambiar a mejor una de los aspectos que menos me gustaba de mi mismo.

Puente de la constitución

    En este puente lo peor que me pasó fue que me olvidé los chicles de nicotina, que uso para mantener el mono a raya mientras estoy en un sitio donde no pueda fumar, y que me percaté que era perfectamente capaz de aguantar el tiempo entre parada y parada sin mono. Por lo demás me lo pasé estupendamente.

Encontré la sierra de Cazorla espectacularmente bonita. Montañas surcadas por barrancos. Las excursiones que encontré más bonitas pasaban al lado de barrancos. Hubo una que encontré decepcionante ya que fue entre arboles. No había nada en esa excursión que no se pudiese ver en una por la sierra de Madrid. Pero las que transcurrió al lado de barrancos eran preciosas.

Según el guía que nos subió en el autobús cuatro por cuatro a la sierra, Cazorla es el parque natural más grande que hay en España. Habló de parques nacionales, reservas naturales y parques naturales y de otros formatos, quedándose fijado en mi cabeza únicamente que Cazorla es de eso donde puede haber gente viviendo dentro y que no se puede proteger más la mayor parte del parque porque haría falta expropiar muchas casas. Comentó que hay unos doscientos millones de pinos en la sierra de Cazorla y que la procesionaria es un invitado bienvenido para el parque ya que cuanto más pinos se mueran mejor al no ser una especie autóctona de la zona. Según entendí, fueron plantados para proveer a la armada invencible de madera. El guía se quejó de los cazadores que aunque hacían la loable tarea de controlar la población animal en ausencia de depredadores a menos que tengan mucha experiencia en la naturaleza tienen conocimientos que dejan un poco que desear.

Unos animales que tienen la muerte garantizada son los ciervos machos que no quieren dejar la manada. Por regla general los ciervos machos en cuanto se vuelven adolescentes se alejan de su madre y de sus hermanas y intentan reunirse con la manada de machos. Durante bastante tiempo sin éxito pero tarde o temprano son aceptados. Únicamente se reúnen con las hembras cuando estas están en celo. El problema de los machos que no dejan la manada donde está su madre y sus hermanas es que son los primeros en enterarse cuando ellas entren en celo y por lo tanto serán los primeros en cubrirlos. Los retoños entre miembros de una especie que estén tan cercanos genéticamente tienen más probabilidad de salir defectuosos. Por eso se les mata.

El organizador durante el segundo día tuvo el desliz de no informarnos hasta que partimos de senderismo, para realizar la más bonita de todas las excursiones, que íbamos a pasar por dos túneles y que si convendría tener linternas para la oscuridad. Hubo una persona que en cuando llegamos al pueblo para comprar pan repitió como una descosida. "No me informaron" "No me informaron" "¿Como se atreve a hacerme esto a mí si yo me traje mi propia linterna desde Madrid?" Así durante un buen rato. Esa misma mujer cuando cruzábamos un río gritó "Apartaros" y al instante lanzó una piedra inmensa dentro del río para no mojarse los zapatos. Consiguió salpicar a bastantes personas y alguien podría haber salido bastante perjudicado si su puntería hubiese sido peor.

El hotel lo encontré cutre y además estaba a tres kilómetros del pueblo más cercano lo que hizo imposible hacer excursiones nocturnas por los bares de la zona. Afortunadamente la cafetería del hotel permanecía abierta hasta las doce y media de la noche por lo que no hubo necesidad de pasar directamente del comedor a la cama. Se podía socializar un poco antes de conciliar el sueño. En el servicio de caballeros al lado de la cafetería apestaba de tal forma los primeros días que estoy seguro que ahí se debieron hacer experimentos de guerra química ya que al entrar ahí me lloraban los ojos. Claro como abrieron el hotel expresamente para sangrar a los turistas durante el puente no les valía la pena el esfuerzo de dejarlo limpio.

Yo pague bastante más por mi habitación individual de lo que estoy acostumbrado. Cuando vi la habitación me quedé decepcionado. Dos camas estrechas con una estantería metálica ocupando la mayor parte del espacio libre entre la cama y la pared. Esa estantería la encontré cómoda para guardar mi equipaje. El televisor sintonizaba mal a tele cinco y encima estaba protegido contra niños por lo que no se podía cambiar de cadena. Para variar fui incapaz de conseguir que funcionase el mando a distancia. En todas los hoteles que he dormido en España únicamente he sido capaz una vez de hacer funcionar el mando a distancia. Esos trastos son superiores a mis habilidades mentales. No hay forma para mí ya que el único mando a distancia que he sabido manejar es el de mi casa gracias a los muchos años que ha durado esa televisión.

Yo vine con la ilusión de ir al pueblo más cercano a tomarme alguna copa por lo que el primer día me compré una linterna. Intenté convencer de vez en cuando a la gente con la que iba que debiéramos darnos el paseo para corrernos una buena juerga. No hubo forma lo que casi es mejor ya que los tres kilómetros del camino de vuelta estando perjudicado podrían ser interesantes. De todas formas si vuelve a pasar algo como esta excursión donde el hotel esté lejos del núcleo de población más cercano iré al pueblo aunque sea sólo. Tengo que aprovechar la linterna que me compré. Además para estas navidades me regalaron dos linternas de esas que se llevan en la frente para que fumar sea más cómodo.

Mi compañera de autobús en el momento en que nos sentamos me dijo: !Como te apesta el aliento a tabaco! Yo menos de una hora después la había echado los trastos. "¿Y tú ganas lo suficiente para mantener a un hombre?". Ya sé que no es el formato idóneo pero no me merecía más esfuerzo. Aparte de sentirme humillado con sus comentarios era un placer hablar con ella. El camino de vuelta yo estaba "Ay que bien, ya sólo quedan 320 km para que nos divorciemos". "Ay que bien, ya sólo quedan 313 km para que nos divorciemos". La experiencia fue positiva pero por poco. Ella me ha enseñado una lección valiosísima a poco precio. Si no tengo cuidado de donde me meto a la hora de buscar una relación afectivosexual me puede tocar un verdadero infierno.

La fiesta del marisco

El hotel estaba a unos seis kilómetros del pueblo, cosa que parece bastante habitual en la competencia.  A mi como siempre me apetecía mucho tomarme copas después de la cena por lo que estaba decidido a ir de juerga.  Por desgracia la primera noche bebí vino en la cena.  Según he comprobado en bastantes ocasiones hay pocas cosas tan nefastas para mi deseo de juerga como vino malo durante la cena.  A las once y media estaba durmiendo. 

La juerga transcurrió en el hotel y en Ogrove.  El camarero del bar del hotel era de lo más eficiente a que jamás haya sido expuesto.  Siempre servía a la misma sección de la barra.  Osease si no estabas enfrente de la máquina de café te quedabas sin beber. Le sentaba mal que le llamasen la atención si me mosqueaba por esperar demasiado.

La única salida de juerga fue bien quitando que en el primer bar yo vi la gente decidida a quedarse y me fui a por la segunda.  Al volver se habían ido todos.  Menos mal que quedaban los guías y me acompañaron mientras me bebí con demasiadas prisas el cubata.  En la discoteca obro magia mi frase de: “No tengo ni idea de bailar”  Mis parejas se mostraron muy comprensivas.  El pueblo estaba a nueve euros del hotel de ida y a diez de vuelta.  Parece que hubo problemas de sincronización al final con el regreso al hotel.  Hubo dos personas que regresaron bastante después de los demás.

Me ocurrieron dos desgracias en el viaje.  La primera fue después de la última excursión cuando ya estábamos dispuestos a meternos en el autobús para el camino de vuelta.  Yo me había empecinado en vestirme de civil para hacerme más cómodo el viaje de regreso.  Me metí a cambiarme en un servicio totalmente repugnante.  Me dije que por mis hijos me cambiaba.  Nunca he tenido tantas dificultades a la hora de cambiarme.  Al ponerme los pantalones me tropecé arrancando un botón de mis pantalones.  Menos mal que me quedaba otro.  Al salir había una cola impresionante en el servicio de tíos.  Algo impensable.

La segunda desgracia ocurrió al llegar a Madrid.  De alguna forma conseguí en vez de coger mi maleta, coger la maleta de una mujer.  La maleta se parecía levemente y me decía yendo hacia el metro, el asa de la maleta parece distinto.  No me di cuenta hasta llegar al lado de mi casa, una hora después de mi equivocación.  Al día siguiente llamé a la agencia de viajes que había organizado el viaje y me pusieron en contacto con la desafortunada mujer.  La pobrecita había cogido una maleta que no era la suya.  El dueño de la tercera maleta en discordia no cogió la mía y recogió ese mismo día su maleta en la casa de la mujer.  Mi maleta acabó en un polígono industrial de Leganés.  Me lo pasé muy "bien" recogiéndola en transporte público.

Andreso.

Tres semanas de amargura

Proceso de instalación de cluster con RHEL para una empresa grande
Una instalación de un cluster que debía tardar dos días acabó durando casi tres semanas.  Tengo que admitir que por mi falta de conocimiento yo soy responsable por bastante de la tardanza.  Otra gran parte de la tardanza fue debida a las dificultades de obtener asistencia técnica y a las deficiencias del producto RedHat Enterprise Linux Advanced Server 2.1.

Acerca de porque yo fui elegido para hacer el trabajo de instalación no se me ha informado de la razón.  Lo único que se me ocurre es que fue debido a que hice un trabajo razonablemente bueno en el estreno de la multinacional con Linux, montando un servidor apache en un RedHat Linux 9.0 con acceso a una base de datos Oracle.

Problemas con instalación del hardware
Primero se hizo una instalación de RHEL AS 2.1 para probar las herramientas de instalación del sistema operativo proporcionadas por el fabricante.  En cuestión de una hora el sistema operativo estaba instalado, los discos duros formateados, y todo el hardware reconocido por el sistema operativo.  Como tengo poca experiencia con ordenadores de tres tarjetas de red, tardé varias horas en configurar la tarjeta de red.  Ese mismo día se decidió que convenía instalar el RHEL AS 3.0 para ver como funcionaba. Se pusieron a bajar los CDs de la versión 3.  Tuve el primer fallo en el proceso de registrar el software.  Por accidente o por no leer con suficiente detenimiento la pantalla de registro de la página de registro de software de RedHat se registró un ordenador dos veces en vez de los dos ordenadores una vez.  Esto se traducía en que había un ordenador del cluster con seis años de soporte y el segundo ordenador sin soporte.  Desde el comienzo las cosas iban mal con la instalación del cluster.

Una vez descargado el RHEL 3.0 se procedió a instalarlo.  Primer fallo, el CD de instalación de software del fabricante no instalaba correctamente el RHEL AS 3.0.  Por error mío con el software de instalación de Dell se borro la configuración de la cabina RAID.  Hubo otra instancia donde por no haber yo nunca visto una cabina RAID la apagué, desconfigurándola.

Se decidió hacer una instalación manual desde los CDs de RHEL AS 3.0.  Esta se realizó sin mayores problemas.  El principal problema era que el software de instalación insistía en utilizar el disco duro más grande que encontraba para todo: La cabina RAID.  Luego hubo los típicos problemas de configurar las tarjetas de red.  Esto era bastante más complicado que con el RHEL AS 2.1 ya que cada fichero de configuración de las tarjetas de red incluía el identificador único de la tarjeta de red.  Otra vez varias horas intentando conseguir una conectividad adecuada a la red de área local.  Una vez al final cuando se había instalado correctamente se procedió a intentar actualizar el software.  Quitando los típicos problemas que una máquina tenía seis años de soporte y la otra no tenía soporte, la actualización fue sin problemas.  Unas llamadas al servicio técnico de RedHat solucionaron el problema del soporte.

Al día siguiente se decidió instalar el RHEL AS 2.1 ya que la licencia que había contratado la multinacional con el fabricante no incluía las licencias necesarias para operar el cluster. 

Hacia el final del proceso de instalación un experto en linux de una empresa llamada Linalco, confirmó mis sospechas que todo el software de RedHat Enterprise Linux es GPL o software libre.  Si uno se descarga el código fuente y lo compila puede utilizarlo sin ninguna restricción.  Como el soporte técnico proporcionado por RedHat permitía descargarse la versión más actualizada de cualquier paquete, habíamos ya instalado el software de cluster.  Creo firmemente que las licencias ofrecidas por RedHat únicamente sirven para dos cosas: Proporcionar actualizaciones automáticas de software verificado en bastantes equipos y darle a las empresas la impresión que ya que cuesta una cantidad de dinero un poco menor que cualquier otro sistema operativo, se trata de un producto que inspira confianza.  Es un producto extremadamente estable, pero por las formas de licencia que tiene no se pueden cobrar licencias por el software, únicamente por soporte técnico.  En otras palabras es imposible piratear software de RedHat al ser todo su software libre.

Los mismos problemas de siempre configurando las tarjetas de red.  No tengo experiencia suficiente para saber que tarjeta de red está conectada donde a primera vista.  Bastantes horas con ese problema, aunque menos que las dos últimas veces.  Para mi gran alegría descubrí que la herramienta de configuración de las tarjetas de red proporcionada por RHEL AS 2.1 lo único que hacía era borrar la configuración existente.

Luego llegó la actualización del software. Con los datos que conocíamos del proxy fallaba la herramienta para registrar el sistema en los servidores de RedHat, para permitirnos posteriormente bajarnos paquetes automáticamente. La herramienta de registro no concluía satisfactoriamente la transacción.  Registraba la máquina en el RedHat Network, pero el registro no permitía actualizar los paquetes.  Haciendo varios intentos cada una de las maquinas acabó registrada varias veces.  Un fallo de RedHat Network.  No se toma ninguna medida para evitar registros duplicados.  Registros duplicados implican que con dos licencias es bastante fácil que ninguna maquina pueda registrarse, ni actualizarse automáticamente.

Llamamos a RedHat a ver si nos podían solucionar el problema.  RedHat nos dijo que como las licencias se las habíamos comprado al fabricante, no era problema suyo resolvernos nuestras dificultades.  Que nos pusiésemos en contacto con el fabricante.

La instalación del cluster por mi parte fue un desastre sin paliativos.  Hubo problemas con el sistema operativo incluido que el CD de instalación no era capaz de arrancar la máquina, el sistema de actualización por defecto era incompatible con el proxy, una actualización del cluster era incompatible con los discos SCSI principales de los miembros del cluster, sólo reconociendo el disco compartido.

Yo tampoco me libro de culpa.  Hubo problemas con la instalación del mysql en el cluster por elegir yo una localización no estándar para instalarlo.  Hubo problemas con el apache por la razón que el fichero de arranque que yo escribí era incorrecto.  Hubo problemas con el sistema de compartir ficheros con Windows porque no se me ocurrió mirar el fichero de configuración principal.

Memoria de interacciones con el servicio técnico
Antes de estrenar un sistema operativo es imprescindible asegurarse quien es responsable del servicio técnico y contratar un servicio técnico amplio.  En este caso me hizo falta mucha ayuda para conseguir la instalación del sistema operativo y no fue contratado un servicio técnico completo por lo que hizo falta recurrir a canales especiales.

El primer problema solucionado fue por parte de RedHat que gracias a no comprender yo el sistema de registro de las máquinas, registré ambas licencias en una máquina.  Borraron los datos incorrectos del registro.

El siguiente problema era que el sistema de actualización del sistema operativo no funcionaba con el proxy.  Gracias a la insistencia de mi responsable la multinacional fuimos capaces de iniciar una incidencia con Dell para resolver el problema.  El técnico responsable tardó dos días en resolver la incidencia mandándonos un rpm (paquete de instalación) actualizado para la herramienta de registro.  Pudimos registrar ambos servidores y actualizar el software.

Surgió otro problema.  La herramienta de cluster no hacía más que reiniciarse.  Resulta que había un fallo de configuración en el fichero responsable de arrancar el apache que yo escribí.  Para que funcione el cluster es imprescindible que el fichero de arranque informe del estado del servicio.  Se me había olvidado probar esto.  Intenté abrir una incidencia nueva con el técnico que me solucionó la última incidencia.  No fue posible.  Intenté abrir la incidencia con RedHat.  No pudo ser posible.  Intenté abrir la incidencia llamando al fabricantel.  No fue posible.  Cometí el error de mostrar malas formas lo que no ayudó.  Cuando conseguí que el técnico se ocupase de la incidencia me dijo que la versión de apache utilizada no estaba soportada.  Una simple inspección del fichero de arranque del apache hubiese mostrado el problema ahorrándonos un par de días.

El siguiente problema que surgió fue que uno de los servidores no quiso arrancar cuando puse a prueba el cluster.  Ya me había puesto en contacto con otro técnico ya que me mandó un correo por equivocación referente al Samba y yo tenía problemas también con el Samba. 

Uno de los programas que se ejecutan al iniciarse el equipo es incompatible con el hardware.  Ese programa había borrado el fichero que informa donde están montados todos los sistemas de ficheros.  Como el proceso de arranque funcionaba demasiado rápido para que lo arrancase manualmente no se pudo evitar que se ejecutase ese programa.  El CD de RHEL AS 2.1 no era capaz de reconocer el hardware.  El CD de recuperación que traje el día siguiente no era capaz de reconocer el hardware.  Al final el segundo técnico me dio la solución.  Arrancar con el CD de RHEL AS 3.0.  Esto suposo tres días.

El siguiente problema fue que el primer técnico, gracias a la información de sistema recibida nos informó que el núcleo (kernel) del sistema operativo era antiguado y tenía problemas de seguridad.  Le dije al sistema de actualización de software que actualizase el kernel en ambas maquinas.  Ninguna quiso arrancar.  En una de las máquinas se me ocurrió desinstalar el kernel anterior a ver si eso solucionaba el problema.  El resultado es que hizo falta reinstalar una de las maquinas.

Mis responsables en la multinacional metieron tanta presión que consiguieron que el fabricantel mandase un experto de Linux para reinstalar las máquinas.  Mi calvario había acabado.  Al final pasé de estar metido en una situación demasiada complicada para mis conocimientos de Linux a ser mero espectador de cómo un experto de Linux hacía su magia.  Era fabuloso ver al experto en Linux en acción.

Problemas con la compra de software

  • No sé compró la versión mas reciente del sistema operativo RHEL 3.0 con licencia de cluster.  Las versiones más modernas son compatibles con muchas más configuraciones de hardware.  No comprar la licencia de cluster para el RHEL.
  • No comprar el servicio técnico más completo que había.  Se tuvieron que recurrir a canales extraordinarios para conseguir el servicio técnico que hizo falta para poner en funcionamiento la versión de RHEL que instalamos.
  •  No comprar el RedHat Enterprise Linux Advanced Server directamente a RedHat.  Los fabricantes del sistema operativo tienen mucha más habilidad para resolver problemas con la instalación al ser ellos los expertos que lo han fabricado.

Problemas con el servicio técnico

  • No estaba claro quien era el responsable de proporcionar el servicio técnico.  Se tardó muchos días en averiguar que el fabricante era el responsable.  Hizo falta recurrir a canales extraordinarios para conseguir el soporte.
  • En el soporte técnico del fabricante hacía falta abrir una incidencia nueva para cualquier problema que surgiese y surgieron muchos problemas.
  • Como el servicio técnico se consiguió por canales extraordinarios no era posible abrir una incidencia nueva por teléfono.  Hacía falta contar con la bondad de los encargados de una incidencia para que nos abriesen otra.
  • Nos dieron información incorrecta en algunos casos.  La recomendación de actualizar el kernel se tradujo en que hizo falta reinstalar una máquina lo que es un proceso arduo, especialmente porque algunos programas estaban configurados para funcionar en localizaciones no estándar.  Tengo que admitir que mi falta de conocimientos participó en que fuese necesario reinstalar el miembro del cluster.
  • No solucionaron el problema del apache con el programa de arranque.  Una simple inspección visual hubiese mostrado que estaba mal configurado.
  • No fui capaz de conseguir que el soporte técnico me resolviese el problema con compartir ficheros con máquinas windows (samba)
  • No sabían si el hardware estaba certificado para cluster con el sistema operativo en cuestión.

Problemas con el sistema operativo elegido

  • Al elegirse un sistema operativo viejo los programas utilizados eran menos funcionales que los de una versión más actualizada.
  • El sistema de actualización del sistema operativo por defecto no era compatible con el proxy que había en producción.
  • El CD de arranque del RHEL AS 2.1 no era capaz de arrancar las maquina del cluster en modo de recuperación.
  • Una actualización del kernel no era compatible con el hardware que vendió el fabricante.
  • El código fuente del PHP que venía con la máquina no era compatible con la versión de Oracle elegida aunque esa versión de Oracle estaba diseñada para funcionar en esa máquina lo que hacía imprescindible compilar de fuente.
  • El sistema gráfico se configuraba incorrectamente por defecto.  No existía posibilidad de copiar y pegar con el ratón del servidor y la resolución por defecto era incorrecta.
  • Que yo sepa ninguna versión de Linux permite mantener sincronizados dos ordenadores miembros de un cluster sin considerables habilidades de programación.
  • Un programa llamado kudzu, que busca cambios en el hardware borró el fichero que identifica la relación entre directorios y particiones.

Problemas con el Instalador el sistema operativo

  • Mis conocimientos de Linux no eran suficientes para enfrentarme a algo tan intenso como instalar un sistema operativo anticuado en un cluster.
  • No compilé todo el software en el RAID compartido del cluster.  Hacía falta copiar el código fuente de un ordenador a otro cada vez que se reinstalaba.
  • No compilé el MySQL.  Hubiese sido mucho mas simple tener una versión a medida en el espacio de disco compartido. Además puse la base de datos en una localización no estándar lo que dificulta reinstalar un servidor en caso de crisis.
  • No mostré la inteligencia suficiente para saber que con buenas formas se llega más lejos.

Recomendaciones acerca de estrenar sistema operativo

Para utilizar un sistema operativo desconocido para algo tan complejo como un cluster es imprescindible, si se trata de un Linux, elegir la versión más moderna por las mejoras en el interfaz de usuarios y el reconocimiento de hardware y cualquier mejora en el software.

Opiniones personales

Linux tiene la ventaja de ser un sistema operativo gratis que es extremadamente potente.  En el caso del RHEL AS se paga por el derecho de actualizar automáticamente el sistema operativo, por tener garantías que los componentes del sistema operativo funcionan en la gran mayoría de los casos.  Como se descubrió en el RHEL AS 2.1 las garantías que el software funciona en todos los casos no es absoluta al haber incompatibilidades con el hardware.

Todo el software, incluido el software de cluster del RHEL AS 3.0  es libre.   Cómo siempre se paga por las actualizaciones automáticas y por el soporte técnico.  No hay ningún inconveniente en bajarse el software de cluster e instalarlo.  Repito, se paga por el soporte técnico y por las actualizaciones automáticas y las supuestas garantías de calidad. 

Acerca de futuras compras de RHEL AS que se realicen en todos los casos opino que se han de comprar al fabricante del sistema operativo, en este caso RedHat, no al fabricante del ordenador, por sus mayores conocimientos del sistema operativo.  No conviene ahorrar en el soporte técnico ya que puede ocasionar perdidas de tiempo y sufrimiento innecesario.

El Linux, por su flexibilidad y estabilidad es capaz de asumir cualquier tarea de servidor para el cual haya software diseñado para correr con ese sistema operativo.  Es posible que haga falta programar bastante para mantener los dos miembros del cluster sincronizados, pero el sistema operativo es lo suficientemente flexible para automatizar hasta la sincronización del software. 

Linux es perfectamente capaz de servir páginas Web y para ser un servidor de base de datos.  Para que la experiencia sea lo más indolora posible es recomendable instalar la versión estable más moderna dada sus superiores prestaciones.

Por último hace falta no escatimar a la hora de contratar a alguien para instalar algo tan complejo como un cluster.  Yo creía estar lo suficientemente capacitado y si no hubiese sido por los continuos problemas con una versión anticuada del sistema operativo hubiese podido resolverlo.  No tenía conocimientos suficientes para enfrentarme a crisis.  Para mi desgracia ahora estoy capacitado para enfrentarme exitosamente a muchos más problemas que puedan surgir que cuando empecé con la instalación del cluster.  La principal razón por la cual no se debe de escatimar a la hora de instalar software de este tipo es que los catorce días que estuve trabajando con la instalación del cluster lo recordaré mucho tiempo como estar entre los peores días de mi vida.  Si el instalador está lo suficientemente capacitado se le evitará mucho sufrimiento innecesario.

Andreso

Introducción a andreso.net

Hola,

Bienvenidos a mi proyecto andreso.net. Aquí en mi dominio estoy contando los eventos de mi vida que se alejan un poco de la machacante y aburrida rutina diaria. Cosas que no me pasan todos los días. Eventualmente publicaré artículos de carácter técnico relacionados con el mundo de la informática y opiniones mías sobre temas diversos. Pienso dedicar algunas horas a la semana a escribir para esta Web. Eventualmente quiero llegar a publicar uno o dos artículos cada semana.

El dominio lo adquirí para obtener una dirección de correo electrónico que fuese mía, propia y que no dependiera de ningún tercero. Empecé muy lento a añadir artículos y ahora estoy publicando más o menos cada tres semanas, lo que es una gran mejoría. He cambiado del software de gestión de contenidos Xoops al Joomla ya que no me consigo aclarar hacer lo que yo quiero en el Xoops.

Si quieres participar estás bienvenido. No es necesario que te registres, pero te advierto que si no lo haces tus contribuciones aparecerán escritas por Cobarde Anónimo. Podrás escribir comentarios a los artículos publicados o tus propios artículos.

Andreso